"Nunca más veremos juntos tiempo, lugar y seres amados. O casi nunca, y es vano confiar en que revivan combinaciones perfectas"
( Arnold Lunn. Montañista y escritor ingles 1888-1974 )





jueves, 6 de enero de 2011

7. The long and winding road ( "El largo y tortuoso camino" )

      



Camino de ascensión a la Tuca (verano 2007)




Todo cuanto sé..
lo sé solo porque amo.

(León Tolstoi – Guerra y Paz)





Introducción. Mediados de los 70, la adolescencia en su máxima expresión.




La Seu Vella de Lleida en otoño de 2010, situada encima de una colina desde donde se divisa la mejor vista de la ciudad. Los leridanos durante tiempo hemos vivido ( y aun ahora..) de espaldas al castillo, así como los barceloneses vivían de espaldas al mar antes de las olimpiadas del 92


Cerca de las 21h en una fresca noche de otoño de 1976, dos adolescentes se desplazan acompasadamente por el sendero que serpentea a través de la falda norte del castillo de Lleida. El resplandor naranja de la ciudad les alumbra vagamente el camino. No tienen ningún propósito concreto, solo dar una última vuelta antes de volver a cenar a casa. Ajenos a la importante transición social y política del momento, entre la muerte de Franco y la Constitución del 78, charlan animadamente de todas las cosas que acontecen a su alrededor. En su mundo adolescente todo tiene aires de novela, de misterio y sobre todo, de experiencia personal sin precedentes. Absortos en sus razonamientos, los dos muchachos llegan a una bifurcación donde hay un camino que asciende angosto entre el bosque y otro relativamente sencillo y abierto.  Antes de tomar una decisión,  aparece entre la penumbra un anciano que se acerca diciendo:

 Que feu? On aneu? ( que hacéis?, donde vais? )

Su mirada de cuencas hundidas escrutina a los dos chavales. Juan Carlos, que es quien tiene mas labia de los dos, responde con seriedad:

Damos una vuelta y queríamos acercarnos hasta la muralla del Castillo..

El anciano, tras escuchar con atención, les recomienda encarecidamente seguir el camino abierto, argumentando que el otro sendero es pedregoso y difícil. Y de la misma forma que aparece, desaparece rápidamente otra vez entre las sombras..

 Al caer la noche, los senderos que ascienden por la ladera norte del Castillo, siguen invitando al paseo y al misterio ( diciembre 2010 )


Que habrá querido decir con todo esto? Acaso no quiere que subamos por ese camino.?  se cuestionan.

En ese momento, cualquier persona madura y sensata se daría media vuelta por lo extraño del asunto y mas aun teniendo en cuenta la penumbra de la noche (la luna ilumina parcialmente el bosque de pinos) Por otro lado, un adolescente medianamente obediente aunque claramente inconsciente cogería el camino indicado por el anciano. Ahora bien, si se juntan dos adolescentes, su inconsciencia es mucho mayor que la suma de sus inconsciencias por separado, por lo que deciden tomar el camino difícil o prohibido...

 El camino es más escarpado, pero el interés frente a lo que puedan descubrir lo compensa con creces. Y así, ascienden poco a poco en silencio, hasta que paran en un recodo a tomar aire. Y es entonces, cuando al fondo, en una altiplanicie de la Seu a unos 200 metros, advierten un grupo de unas diez personas. En un principio, parece que están jugando a empujarse ladera abajo. Pero al observar mas atentamente,  bailan de manera acompasada alrededor de algún objeto que no se distingue en la oscuridad…Pepe siente un escalofrío... aquello no es normal. Casi sin hablar, deciden dar la vuelta. Se deslizan poco a poco camino abajo, queriendo mantener la calma, aunque a medida que bajan, empiezan a sentirse observados por alguien o algo..Por ello, en voz baja , acuerdan lanzarse a la carrera los dos al unísono en cuanto el sendero lo permita..

Tanto Juan Carlos como yo participábamos de manera voluntaria y abnegada en campeonatos de medio fondo de 1500 y de 3000 metros a mediados de los 70. Ahora bien, la desesperada carrera que realizamos esa noche, sorprendería al mismísimo diablo intentando llevarse un alma. Si alguien nos hubiera seguido, seguro que se quedaba clavado en el camino. Prácticamente volamos a ras del suelo hasta llegar a la calle Campo de Marte, zona civilizada y transitada por el resto de los mortales..  

Luego, fueron varias las interpretaciones que dimos de los hechos.., brujería, aquelarre, luna llena, el anciano como una aparición fantasmagórica.. Una cosa fue segura, nunca más volvimos a subir por ahí a esas horas. Y lo curioso del caso, es que con el tiempo nos hemos ido olvidando del tema. Cuando te haces mayor, olvidas lo atrevido que llegas a ser de adolescente y sobre todo, vas olvidando coger los caminos difíciles en favor de los caminos fáciles...

“You live more in five minutes flat-out in a bike like this than most people in a lifetime”  ( Burt Munro )


“ Llevo toda la vida esperando este momento” Así se expresa Burt Munro en la película del mismo nombre, cuando ve que puede correr en el lago salado con su Indian que lleva preparando desde 1920. Lleva 47 años mejorando artesanalmente su moto, y su espíritu joven contrasta con el aspecto físico de una persona de 68 años..   Y es que aun no ha llegado a cumplir su sueño, que es correr a la máxima velocidad que le permita su moto en el Lago Salado de Utah.

  
“Herbert J. "Burt" Munro (18991978). Nacido en Invercargill, Nueva Zelanda fue un entusiasta de la motocicleta. En 1915 ya tenía su primera motocicleta, una Douglas. En 1920 adquirió su Indian Twin Scout por la irrisoria cantidad de 50 libras. Estuvo durante toda su vida modificando y mejorando su Motocicleta Indian. Construyó él mismo en su garaje de forma artesanal muchas de las piezas que usaría en su motocicleta como los pistones, las cabezas de los cilindros y el embrague, utilizando incluso latas de conservas como materia prima.
Con 68 años cumplidos, pero con espíritu juvenil en su interior, en 1967, Munro decidió poner una culminación a la obra de su vida viajando desde Invercargill, Nueva Zelanda, hasta Bonneville Salt Flats, en el estado norteamericano de Utah, para intentar participar en la carrera de la Semana de la Velocidad que se celebra cada año, y probar así las posibilidades de su moto. A pesar de no estar inscrito logró superar las barreras burocráticas y consiguió un récord de velocidad de motocicletas de menos de 1000cc superando los 300 kilómetros por hora (201,488 millas por hora). Regresó a su país para volver unas nueve veces más(resultando cada una en un record) antes de fallecer”.( Fuente Wiquipedia )


En qué soñamos? 

Playa de Calafell , enero 2009.


Básicamente, todos tenemos sueños fáciles y difíciles hasta bien entrada la adolescencia. Y a medida que nos hacemos mayores, adquirimos responsabilidades que permiten que buena parte de estos sueños pasen al cajón del olvido o como menos, a bonitos recuerdos. Hay quienes se “pueden permitir” realizar algunos sueños, los “fáciles”, es decir, comprarse lo que les venga en gana, desde una potente moto hasta un pequeño yate que les permita pasear con los amigos. Estos sueños,  aparte de ser “sanamente” envidiables por quienes se conforman tomando alguna cerveza con sus amigos el fin de semana, aburren por su monotonía. A nivel personal son mucho más interesantes y enriquecedores los sueños difíciles. Precisan de un esfuerzo para su consecución y muchas veces implican un largo y tortuoso camino..

La historia que voy a contar se refiere a mi largo y difícil camino entre 1980 y 1987. Con la perspectiva del tiempo, las emociones se muestran mas contenidas y puedo abordar este episodio con cierta tranquilidad. No se que hubiera sucedido si me hubiera conformado con otro camino, sí sé que el camino que escogí entonces, me ha aportado y me aporta una seguridad inconmensurable a la hora de emprender cualquier proyecto.  Y la G/S, al igual que previamente la cota 74, es pieza clave en estas historias..



Antes de continuar, quiero hacer constar unas premisas:

1º El camino que para uno es difícil para otro puede ser fácil y a la inversa. Cada uno de nosotros construimos nuestra propia realidad y de necios seria querer compararlas en términos de dificultad.

2º La ilusión es el motor principal para cualquier proyecto. Sin ella, no hay razón de ser para seguir ningún camino difícil. Por obligación o necesidad, nadie se esfuerza más que lo imprescindible.
                 
3º Todos tenemos la necesidad de sentirnos estimados y apreciados. Por ello, casi siempre que pintamos, escribimos o cantamos, nos gusta que nos vean, nos lean y nos escuchen. En la revolución de Internet, puede traducirse en la realización de un blog, o sencillamente colgando fotos de una excursión en el muro de facebook.

Personalmente, mi blog estimula mi faceta olvidada de escritor. Pero todo ello seria estéril, si no consiguiera transmitir aun solo levemente que, todos y cada uno de nosotros, tenemos la oportunidad de hacer algo “extraordinario” ( profesor Keating en “El club de los poetas muertos”). 



Capitulo 1. Inicio del camino.
 

Desde Lenggries ( Alemania ), mi padre con 36 años me dibuja esta felicitación en el día de mi 1º santo.


Soy el mayor de cuatro hermanos, y por ello, soy el primero que decide que camino tomar al finalizar los estudios de COU. Aunque alguien pudiera pensar lo contrario, en casa no respirábamos un ambiente especialmente “castrense”, si bien nos resultaba totalmente normal ver llegar a mi padre de uniforme. Por ello, también encontré normal seguir sus pasos. A los 18 años, me gustaba la vida militar, pues la asociaba a aventura, compañerismo, ski, montaña.. No la asociaba, en cambio, a corriente política alguna.  Tenia como modelo a mi padre, un militar culto, integro y respetado por todos. Por todo ello, ingresar en la Academia General Militar de Zaragoza era un autentico sueño. Un sueño que también contagió a Bohemius, con lo que ya éramos dos los que, además de rodar con las cotas 74, nos imaginábamos entre Zaragoza y Lleida paseando con orgullo los cordones de caballero cadete. La aventura era el eje de nuestras vidas en los 80.



Si bien Oficial y caballero hizo estragos en 1982, fue mas representativa para nosotros la película TAPS (1981), que descubrió a unos jovencísimos Tom Cruise, Sean Penn y Timothy Hutton. Este último ya había conseguido un oscar por “Gente corriente”



Hasta aquí, todo normal. En septiembre de 1980, tras haber superado la selectividad, me matriculo en un curso a distancia para preparar las oposiciones a la AGM y empiezo a recibir los primeros envíos. El temario es un compendio de Matemáticas, Física, Química, Geografía, Historia y Ingles. Y aquí se inicia mi largo y difícil camino…(*)




(*)Si aprobé la selectividad, fue gracias a mi buena aptitud para las letras y la filosofía, no obstante haber realizado el bachillerato con la opción de ciencias. En aquella época teníamos la idea que a letras iban los que no valían para ciencias (¡!). Yo  hice ciencias y lo cierto es que es como si no hubiera hecho nada, pues al igual que buena parte de mis compañeros de clase, me limitaba a copiar lo que ponían en la pizarra. Unos días antes de los exámenes debía descifrar todas aquellas formulas ininteligibles. No culpo por ello a los profesores, pues buena parte de nuestros pensamientos estaban encaminados al momento presente y a nuestro mundo propio. Me gustaba razonar y leer, pero de filosofía y literatura.
 
  

Capitulo 2. Curso 1980-1981: Lleida

Escalinata principal de acceso al Castillo de Lleida. Inmigrantes observan de manera mas o menos indiferente a los “moros y cristianos” que se dirigen a librar la batalla anual con motivo de la Fiesta Mayor ( 16 de mayo 2010)


Antes de Navidad de 1980 ya estoy inmerso en una disciplinada preparación física (principalmente atletismo), humanística (geografía, historia y Ingles ) y científica (matemáticas, física y química ). Y descubro que la filosofía no está reñida con la química..! Leer el Babor-Ibarz es casi como leer una novela, donde poco a poco se explican las bases y fundamentos de la ciencia.  Nada que ver con las absurdas relaciones estequiometricas que me aprendía de memoria sin saber que eran y que solo me servían para aprobar ( que no era poco! ). Desde ese momento, mi fuero interno niega aprenderse de memoria absolutamente nada que no pueda deducirse del razonamiento

Química General Moderna ( Babor-Ibarz ) 8ª edición 1979. A día de hoy día es difícil encontrar “libros gordos de Petete” que abarquen toda una disciplina en un solo volumen.

En matemáticas, recibo mis primeras clases básicas de Antonio Gil, quien además, con 31 años me facilita un puente de entendimiento entre dos generaciones: la mía con 18 años y la de mi padre con 53. Tendré la suerte de volver a coincidir con él a partir de 1991. Ese primer año de estudio individual no es suficiente para estar entre las 300 plazas ofertadas para los más de 3000 aspirantes presentados en julio de 1981. Pero no me preocupa, porque siento que mi camino es el correcto. Tanto es así, que no dudo en “embarcarme” en septiembre de 1981 para Zaragoza, a pesar que la tarde anterior, una chica preciosa de la que creo estar perdidamente enamorado, me pide que no me vaya. Sus besos de despedida convencerían a cualquier mortal, excepto a quien tiene clara su misión (  toda misión conlleva un sacrificio.. ) 

  
Capitulo 3. Curso 1981-1982: Zaragoza

A orillas del rio Ebro a su paso por Zaragoza, un opositor a la AGM medita su futuro  en 1982. (Foto realizada por Francisco Purriños otro opositor canario de 2 metros de envergadura y también residente en el CMU Miraflores, cuando ibas con él te sentías realmente protegido. Solo con su voz hacia retumbar las paredes del colegio).



En mi segundo curso de preparación, marcho a Zaragoza . A pesar de la cercanía, siento que todo un desierto ( Los Monegros! ),  me distancia de casa. Acudo a las clases de la academia preparatoria PROA como alumno externo mientras resido en el CMU Miraflores.  PROA admite alumnos internos y sigue un régimen disciplinario tipo “militar” muy estricto.  Hasta cierto punto se me antoja ridículo pues hay alumnos que están mas preocupados porque no les echen de PROA que por la preparación de las oposiciones en sí. La formación militar ya llegará si entro en la AGM.

Pasear por esta plaza cerca del Paseo Independencia siempre me produce la sensación que el tiempo transcurra mucho mas lentamente..si te sientas en uno de sus bancos, te puedes quedar dormido.. ( 30 de mayo 2009 )

Descubro Zaragoza dejando de ser adolescente, y empiezo a salir con una chica maravillosa a partir de una mágica noche, en las fiestas del Pilar del 12 de octubre. Es tanta mi convicción por centrarme en las oposiciones que sin darme cuenta me voy distanciando de ella a medida que se acercan las Navidades (lo siento). Empiezo a concentrarme en mi trabajo preparatorio, y apenas salgo a dar una vuelta los sábados antes de cenar. Ello no quita que vaya a correr cada día antes de la cena. Quedo incluso con “maratón man” (también opositor a la AGM) y recorro parajes nunca antes vistos haciendo footing.

Descubro “El nombre de la rosa” unos años mas tarde. Recomendado en la asignatura de Estética de la escuela de Arquitectura (creo que por la descripción de su biblioteca). 


Respecto al estudio, empiezo a elaborar fichas manualmente de todas las materias como si pudiera recopilar todo el saber en cuartillas. Soy muy detallista en su confección, y las voy guardando como un tesoro preciado. Me recordarán mas tarde a los libros celosamente custodiados en la biblioteca de “El nombre de la Rosa” de Umberto Eco. En realidad, no ha cambiado tanto la recopilación de la información y del conocimiento desde la Edad Media. Sin embargo, 25 años después, estamos asistiendo a una revolución sin precedentes. Gracias a Internet y también a la generosidad de muchos, la información es compartida de forma inimaginable años atrás.

La biblioteca del Colegio Mayor, llega a ser el lugar donde mas horas estoy, sobretodo cuando abandono las clases de Proa, por no estar de acuerdo con sus informes de resultados. Por suerte, mi padre me apoya completamente pues tiene una fe inmensa en mi, algo que me fortalece por un lado pero por otro me obliga a exigirme mas si cabe  en mi lucha interna. Coincidimos en la biblioteca futuros cadetes, médicos, veterinarios, abogados y ingenieros..y tras las Navidades, somos varios los que estudiamos cada noche hasta las 4 am. Pienso en mi futuro en la AGM pero también en mis proyectos más cercanos, que se concretan en una travesía con la cota 74 por los Pirineos para el siguiente verano. Con Bohemius la llamamos “la increíble travesía” y por supuesto tras su realización tenemos previsto un visionado de  diapositivas, banda sonora y un  inicio al estilo de: “…..os preguntareis porque lo hemos hecho..” ( en los 80 no teníamos ni ordenador ni powerpoints, ni falta que hacia..)

El sueño de la increíble travesía o sencillamente la “increíble”, nos acompañará  durante años. De la cota se traslada a las bonnies (en la foto, parada en Pont de Montanyana, camino del valle de Aran en 1988)



Los exámenes son a primeros de julio durante 3 días consecutivos mañana y tarde, a partir del reconocimiento medico, pruebas físicas, pruebas psicotécnicas, y pruebas culturales. En las pruebas físicas, no son pocos los que se estrellan en el salto de aparato ( hay tres oportunidades y te juegas todo un año de preparación ). Supero todas las pruebas hasta llegar a las Matemáticas, que son mi talón de Aquiles. Si bien obtengo una buena puntuación, sigo sin estar entre los elegidos.

De vuelta a casa, con motivo de las bodas de plata de mis padres, nos embarcamos en un crucero de compañía inglesa pero de barco y capitán ruso, “Kareliya”, que nos llevará hasta Odessa. En el trayecto conozco a una italiana de 21 años embarcada en Génova, que me hace olvidar mi segunda derrota en las oposiciones.
 

 
Capitulo 4. Curso  1982-1983: Lleida de nuevo, periodo de transición
Una noche del 26 de  abril de 2008 en la Plaza Ricardo Vinyes en Lleida (y que podría pasar perfectamente por abril de 1983.. aunque no por 2010 en que han remodelado toda la plaza )


Durante este curso, continuo en mi labor de preparación desde Lleida. Dispongo para ello de los envíos por correspondencia de los últimos años que organiza la propia AGM. Además, tengo mis libros de consulta y todas mis fichas, que siguen incrementando en número. Bohemius, que tampoco ha ingresado, también se prepara en Lleida.
Quizás a raíz de mi estancia en el  Colegio Mayor, siento cada vez una mayor atracción por la carrera de Ingeniería. La física y la química particularmente son tratadas a un nivel superior y ello me fascina. Mis deseos de entrar en la AGM descienden, pero no por ello dejo de estudiar con ganas. Por otro lado, la “increíble travesía” sigue presente en mis planes. 


Cota 74 de Bohemius. Subiendo por la pista que conduce a Amitges en el  Valle de Espot. Nuestras cotas eran capaces de emprender cualquier reto, éramos solo nosotros quienes poníamos los límites.( foto realizada por Bohemius)



Llegado el momento, mi padre me acompaña a las pruebas que se realizan a primeros de julio de 1983. Cada día tras los exámenes, cenamos juntos en el hotel de Zaragoza donde estamos hospedados. El segundo día, rompiendo un silencio pactado, le explico a mi padre que hasta el momento las pruebas culturales realizadas me han ido muy bien.  Además, él ha estado presente en la prueba de atletismo de 1000 m, donde a pesar de obtener un tiempo discreto ( 3.15 si no recuerdo mal.., el máximo era 3.45 ) realizo un sprint en la última vuelta donde adelanto a varios corredores, cosa que da la sensación de eliminar competidores..!( los puntos decisivos son en las pruebas culturales ). El tercer y último día, realizo las últimas pruebas. La final es la de matemáticas. Así, tras formar por secciones en el patio de la Academia, entramos en pabellones habilitados con mesas individuales, donde por indicación de los examinadores depositamos el DNI y el lápiz de dureza HB sin tocar la hoja vacía de respuestas a marcar ( 60 preguntas con 5 respuestas ). A continuación reparten el pliego de preguntas simultáneamente a los más de 3000 opositores. Hasta que no den el aviso, nadie puede voltear la página.  Pueden ustedes empezar…disponen de 2h ( creo recordar)
Empiezo a leer los enunciados, todo me suena pero no me puedo centrar en nada. Quizás son los días de tensión acumulados. Tengo la mente en blanco. Al final, empiezo a elegir respuestas al azar. Y salgo del examen. Paso al lado de Bohemius que me mira extrañado. Mi padre me espera fuera. No se como me ha ido -le digo. Esperamos a Bohemius y volvemos a Lleida en coche. Bohemius cree que le ha ido bien. En las últimas convocatorias también lo pensaba. 



Un tiempo después, mi padre recibe la llamada del Coronel de estudios de la AGM,  amigo íntimo en su época de Zaragoza. No he entrado pero le explica a mi padre que puede estar orgulloso de mi. He quedado a unas pocas plazas del último ingresado. De hecho, excepto en Matemáticas ( logico! ) estoy por delante de los últimos ingresados. Si al optar por las plazas hubiera ampliado la opción a oficial de Policía Nacional o Guardia Civil hubiera ingresado, pero solo marqué la opción de Ejercito de Tierra. 

No recuerdo como comunico a mis padres querer estudiar Ingeniería Industrial el siguiente curso. Pero sí recuerdo que lo aprueban. Quizás piensan que soy fuerte en aceptar la situación y superarla.

El pasar página a mi etapa de preparación a la AGM no me resulta nada difícil, pues mi mente sigue soñando con el camino emprendido en mi línea de estudio cientifico-analítica. Que poco me imagino lo que me espera..!

 




Antes de entrar en el CMU Pedralbes de Barcelona, nos convocaron a los futuros residentes a una convivencia en La Molina. En nuestras caras ya se reflejaban los futuros arquitectos, abogados, ingenieros y informáticos del siglo XXI.



Entre los años 1983 y 1987 vivo mi etapa mas difícil de mi carrera profesional y personal. No voy a desentrelazar curso por curso pues me extendería demasiado y no es necesario. Me veo capaz de sintetizar y sacar conclusiones. Veamos:

La ilusión con la que empiezo en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial  de Barcelona es infinita. También es casi infinita la dificultad que me plantea el seguir las clases de Calculo y Algebra. Quien haya realizado una ingeniería superior comprenderá bien a que me refiero. Voy acumulando multitud de apuntes y advierto que mi ritmo de asimilación de la materia es muy inferior al ritmo de impartición de la misma en el aula. Me siento totalmente desbordado. A pesar de entender solo una parte, siento una gran admiración hacia los profesores de teoría por lo bien que se explican y por lo cercanos que se muestran algunos (en contra de las ideas preconcebidas que tenia) Cuando entran en el aula con más de 150 personas, soy el único que se levanta como señal de respeto ( por suerte, paso desapercibido). Lastima que no los pueda seguir y copiar a la vez (pero esto cambiará )


En la ETSEIB ( Escola Tecnica Superior d’Engineria de Barcelona )todo es colosalmente grande. Nueve plantas con multitud de aulas, alguna con capacidad para más de 150 alumnos. Hay cerca de 1000 alumnos matriculados nuevos en 1983, y varios horarios con diferentes profesores de teoría y prácticas de Algebra, Calculo, Física, Química y Dibujo. En su sala de cine proyectan en otoño de 1983 “Blade Runner” que me recordaba a sus propios edificios.

El primer curso resido en el CMU Pedralbes, que se estrena a su vez con nosotros. A final de curso, nos invitaran a marchar a la mitad por los flojos resultados. Me imagino que también debe contar un poco la afinidad con sus ideas. ( es un centro del Opus Dei) La verdad es que el primer año solo apruebo dibujo ( Geometría descriptiva ) y que no es precisamente fácil! Los otros años me traslado a dos pisos de estudiantes, el primero en Avda de Madrid y el segundo en la calle Joan Guell. Delante de este último, tenemos el mesón Solita, donde comemos, charlamos y hacemos vida de barrio. Y con Ramón ( sí, el copiloto del viaje a Marsella ) realizamos  multitud de “activitis” por Barcelona con la Bonnie.


El autentico y único mesón Solita en 1985 con su jefa “Solita”,su marido Juan , y Montserrat, fotografiados desde el balcón del piso de Joan Guell.  Hoy día, ya no existe.





Y por fin.., descubro un secreto celosamente guardado durante años:
Como no podía copiar y seguir simultáneamente las explicaciones de las clases de Algebra y Calculo, decido grabarlas a escondidas con un magnetófono sony tipo walkman. Posteriormente, con las ecuaciones tomadas de la pizarra y una serie de signos que me permiten localizar la explicación, paso a completar mis apuntes. Poder escuchar con los auriculares una apasionante  exposición de la construcción de la integral de Lebesgue, y todo ello volviendo a Lleida con el autobús de la Alsina-Graells, es toda una experiencia que anticipaba los sueños multimedia del futuro. Tenía a mi disposición a todo un catedrático de Calculo Infinitesimal encerrado en una cinta magnética de 60-90 minutos. Y podía rebobinar su explicación la veces que quisiera. Al final, hasta me sabia sus chistes (que eran muy buenos, incluso años después los repetía con mis propios alumnos - hablo de Guillermo Lusa, si lee esto sabrá que le estaré siempre agradecido, a él y a mi grabadora sony, of course ;-









Apuntes de Calculo y Algebra completados con las explicaciones transcritas de mis grabaciones. Es apasionante la forma con que explica la evolución de las matemáticas desde el siglo XVII hasta nuestros días en la construcción de la teoría de la integral. Estaba claro que esto no lo preguntarían en el examen, pero ayudaba a comprender mejor como habíamos llegado hasta las matemáticas modernas, y que no surgía todo de la noche a la mañana. Como decía Guillermo Lusa, “si nos  subimos a hombros de los clásicos, veremos mas lejos en el horizonte” 


Buscando en google, localizo a Guillermo Lusa 27 años después en una conferencia que imparte en la Universidad de Vigo en 2009 con motivo de la finalización de una promoción de Ingenieros Industriales. Vale la pena seguir su interesante discurso ( clicando en el enlace inferior), y me alegro que siga conservando su vitalidad y fino humor que ya conocí en 1983 en la ETSEIB. http://tv.uvigo.es/video/25866
 


Ahora bien, todo ello tiene un precio: por un lado dedico mucho, muchísimo tiempo a completar y entender las explicaciones, por otro, debo ser discreto en las grabaciones pues me encuentro sentado junto a 150 personas,  buena parte de ellas desesperadas por copiar y entender alguna cosa.  Si alguien se hubiera apercibido que grababa las clases con el magnetófono escondido en el bolsillo interior de mi chaqueta, no habría salido impune del aula. Además, para mejorar la calidad del sonido, debía colocarme en primera fila, o incluso delante con silla individual cuando el aforo estaba lleno. A veces oía las lamentaciones de quienes decían no entender nada, y yo me sentía afortunado por retroceder en el tiempo y escuchar la explicación las veces que quisiera. Solo debía preocuparme de vigilar el tiempo de cinta, las pilas, y copiar las innumerables y elaboradas pizarras. Por supuesto, cuando el profesor me miraba y preguntaba si habíamos entendido la explicación, yo asentía sonriendo. Tenía la sensación de flotar en el mar con un salvavidas, mientras cientos de náufragos luchaban por sobrevivir a mi alrededor. Puede parecer injusto, pero si enseñaba mi salvavidas, nos hubiéramos hundido todos o al menos eso pensaba..(seguramente hubieran prohibido grabar, aparte del bochorno delante del resto ). También es verdad que no me relacionaba con apenas nadie de la escuela, grave error que corregí mas adelante en Agrónomos, y ello me aislaba  aun más en mi mundo introspectivo. Por cierto, dudo que nadie mas grabara, ya que lo hubiera reconocido como quien reconoce a otro jugador profesional de poker en sus gestos y forma de actuar.

La Bonnie fue el nexo de unión entre el piso de Barcelona y mi añorada Lleida, entre la locura y la cordura de mis sueños. Cuando estaba en carretera me sentía vivo y con ganas infinitas de luchar. Quizás por ello, tiene un valor especial que trasciende el de moto clásica de referencia. Foto en el Puerto de la Panadella, a medio camino entre Lleida y Barcelona en un soleado pero gélido invierno en febrero de 1986.






Y una excesiva concentración me condujo a una crisis de angustia (o así yo lo interpreté) Como decía al principio, este fue mi periodo más crítico en mi tortuoso camino. Llegó un momento en que estudiaba por las noches al no poder dormir ( algo bastante común entre los estudiantes). En mi caso, llegué a dar la vuelta al reloj. Como no podía perderme las clases de la mañana, aguantaba sin dormir hasta las 2 de la tarde. Entonces, de vuelta al piso, dormía hasta las 9 de la noche, que me despertaba para cenar y tenía toda la noche por delante para volver a estudiar. Este contra-horario lo seguí durante meses. Al principio lo encontraba fantástico, pues cuando me dirigía a la escuela veía  a todos mis compañeros dormidos mientras que yo estaba fresco, aunque cuando eran cerca de las 12 del mediodía yo empezaba a flaquear y a sentirme un poco zombie. Al llegar al piso, comía y caía rendido sobre la cama. Me despertaba a las 9 de la noche y vuelta a empezar. En una de esas largas noches, acompañado por la radio, empecé a sentir que la música iba mas deprisa, como si todo a mi alrededor se acelerara. Creo que desarrollé una especie de instinto de protección que en mi interior me decía: “Aunque todo a mi alrededor  se desmorone, yo, tranqui” . Para complicarlo un poco mas, era tan grande mi deseo de entender y aprobar el Calculo y el Algebra que, siendo consciente que las ya cuantiosas cintas grabadas de cassete eran mi salvación, empecé a temer por ellas pensando que podían entrar a robar en el piso..!  Recuerdo que dediqué buena parte de una noche a buscar un escondite mejor en la habitación..


La G/S 80 supuso un balón de oxigeno en mi cada vez mas introspectiva vida. En verano del 85, nos subimos “doc” y yo hasta Viella pasando por Huesca. Y desde Viella por el Port de la Bonaigua, nos llegamos hasta Espot donde sorprendimos a Bohemius meditando también su futuro.



Pero de todo ello me sobrepuse, y con mayor fuerza si cabe. La mejor manera de renacer de mis cenizas era aprobando el Algebra, gesta que realicé por fin en junio de 1986.  No era solo aprobar esa asignatura. Era alcanzar una meta que culminaba años de esfuerzo y sufrimiento, a partir de un lejano 1980. Cuando volví a Lleida con la Bonnie por Vallfogona de Riucorb, paré en su balneario y sentí tras muchos años, el fresco olor que anunciaba la llegada de un verano casi olvidado. Fue uno de esos momentos en que sientes una felicidad inmensa. Y supe que empezaba una nueva etapa en mi vida.

Tras una lluvia de mayo aparece el sol, el olor a tierra mojada.., y todo ello  anticipa el inicio de verano ( verano 2010 )


Capitulo 6 i final: Traslado a Lleida en 1987

En 1987 me traslado a la escuela de Agrónomos de Lleida con todas las asignaturas de 1º de Industriales aprobadas. Me convalidan todo el primer curso excepto la biología y la botánica, así como todas las matemáticas del primer ciclo. A partir de ese momento, mi evolución es continua y con una seguridad arrolladora, presentando el febrero de 1991 un innovador trabajo final de carrera de Ingeniería Técnica Agrícola. En noviembre del mismo año, tras unos meses de prácticas en un  gabinete de proyectos de ingeniería, empiezo a trabajar en la Escuela de Capacitación Agraria de Alfarràs, lugar donde en la actualidad continuo como jefe de estudios.

Durante mis primeros 12 años en la escuela,  fui el profesor exclusivo de Matemáticas  en los cinco cursos que comprendía la FP clásica. Mis alumnos empezaban a los 14 años en 1º de FP1 sabiendo a duras penas sumar fracciones y terminaban en 3º de FP2 a los 19 años resolviendo ecuaciones mediante cálculo matricial, y teniendo acceso directo a la Escuela de Agrónomos si así lo deseaban.

 A veces, llegaban alumnos que arrastraban un fracaso escolar de los estudios de EGB y su autoestima solía ser muy baja. Cuando alguno de ellos me decía:

 - Gracias Pepe, pero no te preocupes por mi  que yo no sirvo para las matemáticas  

Yo me reía y le respondía:

Con 15 años no puedes afirmar nada con esa certeza. Aun tienes muchos años por delante para definir tu futuro. A tu edad a mi me gustaban las motos y las chicas, supongo que no habrán cambiado tanto las cosas..

Aprendí que el verdadero reto no estaba en conducir a los alumnos ya excelentes en sus expedientes, sino en ayudar a motivar y a superarse a quienes tenían dificultades en avanzar. Para ello, contaba con mi propia experiencia en mi largo camino(¡!)

He ordenado virtualmente las fotos de mis alumnos de promociones antiguas que tenia casi olvidadas (desde 1991 hasta casi el momento actual). A todos ellos he tenido el privilegio y el honor de servir y quizás transmitir un poco la pasión por el conocimiento y la propia superación. Algunos de ellos ya no se encuentran entre nosotros.



Mas adelante, en el 2000, con la nueva Formación Profesional hay una mayor especialización, se suprimen las áreas básicas y se potencian los contenidos procedimentales (“aprender haciendo”). En esta nueva etapa, me convierto en un profesor más práctico desarrollando créditos técnicos (Instalaciones agrarias, mecanización,..).

Sin embargo, los alumnos siguen teniendo las mismas inquietudes propias de su edad, y lo que mas agradecen es que les dediques un tiempo a escucharles y comprenderles.

Por otro lado, cuando estoy en clase, empiezo a explicar algo en la pizarra y veo que a mas de uno se le cierran los ojos, cada vez  pienso más a menudo:

Pero Pepe, que rollo les estas pegando… evoluciona! Te estas convirtiendo en un viejo! Con el día tan bueno y soleado que hace, porque no sales con tus alumnos a pasear y observar la naturaleza?

La película “El club de los poetas muertos” ( 1989 ) es una oda a la vida y al “carpe diem”. A día de hoy no ha perdido un ápice de frescura y actualidad.

Esta claro que debemos seguir unos temarios (lo digo precisamente yo.., que como jefe de estudios debo supervisar las programaciones del resto de los profesores ). Aunque ello no exime que realicemos actividades que rompan con la monotonía. Seguro que todos conocéis la excelente película de “El club de los poetas muertos”. Es el paradigma del profesor que siempre querría tener presente.

Conclusión final…

Me ha costado más de lo que pensaba escribir esta entrada. De hecho, cuando la empecé no sabía muy bien hacia donde me llevaría. Por supuesto, me ha llevado al presente.



Durante estos últimos 20 años he tenido la oportunidad de multiplicar y devolver los “talentos” que me entregaron.  Como me decía medio en broma un gran profesor y amigo mió:

Ahora que tengo el saber, si no lo comparto, ¿para que lo quiero?” 


Camino de ascensión a la Tuca en agosto de  2010 ( si sois observadores, esta vez a todo color )



Para ver el video solo teneis que clicar sobre la imagen:



PD:  Y por fin, os invito a visionar parte de un camino que realizamos con Esther y Pepe por el Valle de Aran hace unos pocos años. Espero que os contagie la felicidad que a mi me transmite. Feliz año 2011!

Marselles.